Libros chulos: Antolín y el taquito de sal

Acompaña a Antolín en su recorrido por México mientras descubres algunas de las recetas más sencillas y emblemáticas del país

Libros chulos: Antolín y el taquito de sal
Cocina mexicana. Roberto Carlos Román Don en Unsplash

¿Recuerdas la primera vez que te atreviste a cocinar? Para mi fue hace muchos años, cuando era tan pequeño que ni siquiera tenía permitido acercarme al fuego de la estufa, pero aún así me las ingenié para terminar incendiando el microondas

Empezar a cocinar es una experiencia maravillosa. Descubrir nuevos sabores, combinaciones, y darnos cuenta de que podemos crear cosas deliciosas sin tener que gastar un dineral. Pero es aún más divertido hacerlo desde pequeños, cuando todo parece un juego y cada resultado es aún más sorprendente que el anterior.

Y qué mejor manera de impulsar a nuestros hijos y sobrinos (o a nosotros mismos) a aprender a cocinar que con una divertida y tierna historia llena de emoción y deliciosos platillos como la que Rebeca Orozco ha plasmado en el libro Antolín y el taquito de sal.

¿De qué se trata Antolín y el taquito de sal?

Antolín es sólo un chico de 14 años, pero sus aspiraciones son mucho más grandes, pues él sueña con convertirse en chef. Para lograrlo, deberá emprender un viaje a través de todo el país recolectando recetas con las que pueda demostrar su valía en la cocina.

Con ayuda de su hermano Blas, Antolín deberá enfrentarse a lo desconocido en una aventura alejado de sus padres que lo llevará a destinos llenos de cultura y tradición como Zacatecas, Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Veracruz, Guerrero, Tabasco, Puebla y Oaxaca, donde no solo encontrará las recetas perfectas para su cuaderno de notas, sino la historia de las personas que lo ayudan a conseguirlas.

Antolín y el taquito de sal es un libro muy inspirador que puede encender la chispa culinaria en los más pequeños y reavivarla en los adultos.

Las recetas de Antolín

Una de mis cosas favoritas de este libro es que, además de ser una historia muy, muy bonita e inspiradora, que nos invita a cocinar y a cumplir nuestros sueños, es que no solo se limita a mencionar los platos que forman parte del recetario de Antolín, sino que también puedes ver el compendio de recetas para que puedas prepararlas en casa.

De este modo, Antolín y el taquito de sal no es solo un excelente libro para leer con tus hijos, sobrinos o primos pequeños, sino que también puedes llevarlo a la cocina y pasar un momento divertido con ellos poniendo en práctica el recetario.

Si conoces a alguien a quien podría interesarle la cocina, no dudes en recomendarle este libro, claro, después de haberlo leído tú, porque no importa si eres chico o grande, novato o experto, creeme que te encantará.

    Deja tu comentario

    También te puede interesar

    • All Post
    • Colaboradores
    • Drinks
    • Entretenimiento culinario
    • Gastronomía
    • Recetas
    • Viajes
      •   Back
      • Restaurantes
      • Ingredientes
      • Antojitos
      • Gastronomía en el tiempo
      •   Back
      • Películas
      • Series
      • Letras deliciosas
      • Arte y cocina
      •   Back
      • Rodrigo Contreras
      • Paul Pérez
      • Jorge Hipolito
      • Jocelyn Díaz

    Gastrónoma de profesión y sibarita empedernida por decisión. He escrito mis vivencias en torno a la comida en diferentes medios especializados de gastronomía por más de diez años y confieso que ¡me ha encantado!

    Sobre mi

    Redes Sociales

    CATEGORÍAS

    Nuevos Artículos

    • All Post
    • Colaboradores
    • Drinks
    • Entretenimiento culinario
    • Gastronomía
    • Recetas
    • Viajes
      •   Back
      • Restaurantes
      • Ingredientes
      • Antojitos
      • Gastronomía en el tiempo
      •   Back
      • Películas
      • Series
      • Letras deliciosas
      • Arte y cocina
      •   Back
      • Rodrigo Contreras
      • Paul Pérez
      • Jorge Hipolito
      • Jocelyn Díaz

    suscríbete

    ENVIADO Ops! Algo salió mal
    Edit Template

    Encuéntranos en Instagram

    es_MXSpanish